Gustavo Aguilar Velázquez


La clínica homeopática contempla al enfermo como un todo y, en ese sentido, nos advierte que no se puede tratar a un paciente si no se considera su estado mental. Esto es un principio básico en Homeopatía, de modo que la literatura sobre este sistema médico señala una y otra vez que nunca se podrá curar de acuerdo a la naturaleza si no se pone atención, simultáneamente, a los cambios sobrevenidos en las esferas orgánica y psicológica.


Aristóteles dijo que la psique (alma) y el cuerpo reaccionan complementariamente; así, un cambio en el estado de la psique produce una modificación en la estructura del cuerpo, y a la inversa.


Por su parte, Sir William Osler, el padre de la medicina moderna y creador de los sistemas de residencias médicas que imperan en la actualidad, señaló: “es importante conocer tanto lo que está pasando por la cabeza del hombre como en su pecho, para pronosticar el resultado de una tuberculosis pulmonar”.


Finalmente, la definición que nos proporciona la Organización Mundial de Salud (OMS) dice que la salud es un estado de bienestar biológico, psicológico y social.


A pesar de ello, somos testigos de que en la medida en que la medicina actual ha profundizado en los conocimientos bioquímicos, ha descuidado la parte emocional del ser humano. Los investigadores se han abocado tanto a los trastornos biológicos y en cómo suceden, que han perdido el interés por la parte humana.


Hace poco leí un excepcional trabajo sobre los mecanismos bioquímicos y celulares que interactúan para producir un infarto de corazón; el texto describía minuciosamente a factores de riesgo como el sedentarismo, el tabaquismo y la dieta, pero en ningún momento se señalaba algún aspecto emocional, especialmente la angustia, que por lo que sabemos a través de la observación diaria, es un elemento muy importante.


¿Psico-neuro-qué...?

La psiconeuroinmunología es una rama de la medicina de reciente aparición que le ha dado sustento al concepto hannemanniano de que no es posible aliviar a un enfermo si no se tiene en cuenta su estado mental.


A través de esta disciplina, la ciencia ha comenzando a comprobar que emociones como la angustia, la tristeza, el sentimiento de abandono, y otras, pueden influir significativamente en el surgimiento y la evolución de una enfermedad, e incluso que tal influjo puede actuar no sólo en contra, sino también a favor del paciente. Cierto: hay evidencia de que el optimismo pude modificar positivamente el pronóstico de una operación de coronarias.


Más aún, la psiconeuroinmunología ha demostado que el sistema nervioso central, el sistema inmune y las glándulas de secreción interna no funcionan por separado, sino que existen mecanismos de intercomunicación entre ellos, lo que permite que funcionen armónica e interdependientemente; esta interacción va desde la presencia de pequeños nervios en los tejidos del sistema inmune, como son los ganglios linfáticos, el bazo y el timo, hasta la posibilidad de que los glóbulos blancos produzcan hormonas y substancias reguladoras de los sistemas nervioso central y endócrino.


De esta manera, cuando un paciente es tratado como un todo, tal como lo hace la Homeopatía, y se valora su estado emocional paralelamente a su estado físico, se pueden lograr cambios significativos y perdurables en su salud.


Correo: gav5799@gmail.com

Homeopatía y psiconeuroinmunología: humanizar a la medicina

Copyright © 2011-2017 Grupo Similia. Todos los derechos reservados

Contacto

Farmacovigilancia

FV.html
Contacto.html

“La Organización Mundial de la Salud define a la salud como un estado de bienestar biológico, psicológico y social”

Homeopatía

• Historia y fundamentos

• Actualidad

• Lo que pasa en Similia

• Agenda

• FAQ

Historia.html
Homeopatia.html
Actualidad.html
PSimilia.html
Agenda.html

Salud

• Ellas y ellos

• Niños

• Adultos mayores

• Hábitos saludables

Ellas.html
Ninos.html
Mayores.html
Habitos.html

• Opiniones

Opiniones.html
Salud.html
FAQ.html