Isis María Infante Regalado


Es normal sentirse cansado después de un día estresante o de hacer ejercicio, pero si el agotamiento dura varios meses y afecta la calidad

de vida, estamos ante un problema mayor.


La fatiga se considera como un síntoma más que acompaña a muchas de las enfermedades que nos afectan; sin embargo, existe un tipo de cansancio intenso e incapacitante que no mejora con el descanso en la cama y a menudo puede empeorar con la actividad física o mental. Esta fatiga es generalizada y suele reducir drásticamente los niveles de actividad y la resistencia de una persona.


A esta condición se le conoce como síndrome de fatiga crónica (SFC), y se caracteriza porque las personas que lo padecen presentan un sustancial deterioro de su tolerancia hacia las actividades ocupacionales (del trabajo), personales, sociales o educativas.


Sus síntomas tienen una duración mínima de 6 meses, con la particularidad de que no se deben a un esfuerzo físico actual ni mejoran significativamente con el descanso; asimismo, deben ser de reciente aparición (no llevan toda la vida) y producir una reducción sustancial de los niveles anteriores de actividad.


Y ya que hablamos de los síntomas…

Algunos de ellos son: aumento del agotamiento después de realizar actividad física o mental, afectación del sueño, problemas de la memoria y la concentración, mal estado general, dificultad para pensar o mantener el equilibrio y la postura, alergias o sensibilidades nunca antes manifestadas, así como enfermedades recurrentes y disminución del sistema de defensas, escalofríos o sudores nocturnos, alteraciones visuales, síndrome de colon irritable (mejor conocido como colitis) y lo más importante: depresión o problemas emocionales (irritabilidad, cambios de estados de ánimo, ansiedad, ataques de pánico).


El diagnóstico del síndrome de fatiga crónica se realiza cuando la afección se presenta durante seis meses o más, y no se debe a otras condiciones médicas o psiquiátricas diagnosticadas; además, el paciente debe contar con cuatro o más de los síntomas ya mencionados.


Para hacer frente a este problema es importante adaptarse y enfrentar las realidades que conlleva, así como tener una buena alimentación, detectar el origen del problema y llevar un tratamiento médico homeopático.


China officinalis o Ferrum metallicum son excelentes opciones para tratar a los pacientes que presentan esta enfermedad, aunque no los únicos. Lo más importante para realizar un tratamiento homeopático es que el médico determine el origen del problema y las características del paciente, ya que de ello dependerá la elección final del medicamento, de acuerdo con la individualidad de cada persona.


Correo: isismainre@gmail.com

Fatiga crónica, más que simple agotamiento

Similia

Copyright © 2011-2018 Grupo Similia. Todos los derechos reservados

Similia
Similia

Contacto

Farmacovigilancia

SimiliaFarmacovigilancia.html
SimiliaContacto_Similia_Ventas.html

“Los síntomas de la fatiga crónica tienen una duración mínima de 6 meses, con la particularidad de que no se deben a un esfuerzo físico actual ni mejoran significativamente con el descanso”.

Isis María Infante Regalado | Similia | Homeopatía

Homeopatía

• Historia y fundamentos

• Actualidad

• Lo que pasa en Similia

• Agenda

• FAQ

SimiliaHistoria_y_Fundamentos.html
SimiliaHomeopatia.html
SimiliaActualidad.html
SimiliaLo_que_Pasa_en_Similia.html
SimiliaAgenda.html

Salud

• Ellas y ellos

• Niños

• Adultos mayores

• Hábitos saludables

SimiliaEllas_y_ellos.html
SimiliaNinos.html
SimiliaEn_Plenitud.html
SimiliaHabitos_Saludables.html

• Opiniones

SimiliaOpiniones.html
SimiliaSalud.html
SimiliaFAQ_Homeopatia.html
Farmacia Homeopática Nacional | Similia
Fatiga crónica | Similia | Homeopatía